contenidos multimedia
radio rock,metal y vanguardia

Charles Hayward

Begin Anywhere

Charles Hayward

2019. God Unknown Records
 
“Begin Anywhere” es una rareza en el contexto de la obra de un creador tan relevante de la música experimental contemporánea, como lo es el baterista y compositor inglés Charles Hayward, pues se trata de una colección de emotivas canciones escritas para piano y voz, que se alejan de su trabajo más conocido en bandas cruciales del post-punk británico más subversivo como This Heat y Camberwell Now o en sus aportes como percusionista de una banda de improvisación iracunda como Massacre o de punk anárquico como Crass. Sin embargo, su rol como cantante se puede apreciar en los mismos This Heat –aunque en otro concepto- y, por ejemplo, en el tema de su autoría ‘Rongwrong’ del esencial álbum “Mainstream” (1975) de la banda de Phil Manzanera, Quiet Sun; o el formato relativo de canción en el súper grupo About Group, en el que Hayward participó con miembros de Hot Chip y Spiritualized.
 
Desde un principio, la desnudez del piano y la voz de ‘Watching You’ delimitan el tono melancólico y, por momentos, lúgubre que definen “Begin Anywhere” y que exhiben de manera directa e impactante, la sensibilidad más íntima de un músico que, por lo general, se ha definido por creaciones que, para romper los estereotipos de una sociedad conservadora y violenta, irrumpen desde lo marginal, desde lo no establecido como un lugar cómodo y aceptado como “normal”. Las melodías adoloridas y el piano severo se sienten con cercanía en piezas como ‘Safe A Houses’; ‘Rattlesnake’, cuyo dramatismo se ve acrecentado por el sonido de una flauta de sonido místico y arcaico; la trágica y teatral ‘Slow Train’ que se complementa con percusiones y otras sonoridades y vocalizaciones delirantes. ‘The Camera, The Actor’ sigue exteriorizando la sensibilidad personal de un Hayward que se emociona hasta las lágrimas con el cine, mientras que ‘Out Of It’ es cruda es su delicadeza al borde de una honda nostalgia. La batería recién aparece en la impávida ‘Alphabetical Order’, que se hace más sentimental con el sonido de la melódica, para dar paso a los dos temas de espeluznante belleza que cierran el álbum: ‘Unknown Unknowns’ y ‘Perfect Storm’.
 
Aunque el talento melódico de Hayward sorprende por su potente afectividad, en muchos pasajes su voz se destempla y el piano, pese a su belleza cruel, está en todo momento en una tensión casi insostenible, al borde de lo tétrico y ominoso. “Begin Anywhere” es un disco de canciones con todas las de la ley, pero, no obstante, está lejos de ser un trabajo perfectito, mesurado o complaciente con los cánones de una industria chata y que poco y nada tiene que entregar al arte. Hayward se ubica en un paradigma totalmente distinto, que se entrelaza con las grandes corrientes artísticas de la contemporaneidad, mostrando la paradoja de un ser humano que ha perdido sus certezas y que es pura posibilidad abierta hacia el futuro. La música y el arte en general son, sin duda, las armas más efectivas para el inmutable y circular proceso cultural de destruir, deconstruir y construir.
 
 



Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Vanguardia

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias




-->