contenidos multimedia
radio rock,metal y vanguardia

"Revolver", el disco que cambió todo

Celebramos una de las cumbres de The Beatles

Robert Rodríguez, no el cineasta, sino uno de los más prominentes biógrafos de los Beatles, dedicó un libro completo a resaltar la importancia histórica de "Revolver". Titulada "Cómo los Beatles reimaginaron el rock 'n' roll", su investigación plantea que el grupo nunca hubiese llegado a firmar el canónico "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band", prácticamente "El ciudadano Kane" del rocanrol, de no ser por los avances hechos en el disco previo, donde dieron pasos de gigante pese a mostrarse ya más maduros unos pocos meses antes en "Rubber Soul".

Rodríguez afirma que la tibia acogida de "Revolver" en Estados Unidos desilusionó a los Fab Four, cansados de que la prensa no dedicara una sola línea a su música y los tratara únicamente como un fenómeno social debido a la histeria que causaban. Sumemos el episodio "más populares que Jesús" como otro factor de distracción y recordemos que el público que asistía a sus conciertos gritaba en vez de escucharlos. Así se explica por qué dejaron de tocar en vivo y se encerraron en el estudio muy poco después.

Pese a grabar "Revolver" contra el tiempo, en apenas 10 semanas para cumplir compromisos entre los que se encontraba la que terminaría siendo su última gira, estaban dolidos porque nunca se habían esmerado tanto en un disco. En "El sonido de los Beatles", sus memorias sobre la época en que trabajó con ellos, el ingeniero Geoff Emerick, mano derecha de George Martin y encargado de traducir técnicamente los deseos de cada uno, escribió que las mezclas de "Revolver" fueron las primeras supervisadas personalmente por el cuarteto, que solía enterarse de los resultados finales cuando los álbumes ya estaban en las tiendas.

Antes de juzgarlos por negligentes, hay que recordar que el negocio musical era distinto a mediados de los sesenta. Imperaba el vinilo, en específico los singles, que volaban de las estanterías más rápido que los elepés. Ningún otro formato gozaba de mayor importancia. Su bajo costo permitía el acceso del bolsillo juvenil y además traían las canciones que pegaban en la radio. Por eso una de las exigencias de George Martin era que editaran sencillos periódicamente, material aparte del que aparecía en sus álbumes, en los que también trabajan con monástica regularidad.



Hay que insistir: los Beatles vivían en un mundo distinto al nuestro. Como pocos hogares contaban con reproductores estéreo, el énfasis estaba puesto en las versiones monofónicas de los álbumes. El nivel de exquisitez sonora al que llegaron en "Revolver" era considerado una extravagancia, la clase de capricho que sólo podía permitirse una banda rica y famosa. Operaban de forma artesanal, pero siempre con ingenio: Emerick en su libro detalla un episodio en el que cada funcionario de Abbey Road figura sosteniendo lápices y vasos para hacer loops, o la vez en que sumergió un micrófono en una botella con agua usando un condón para impermeabilizarlo.

Engolosinados con los trucos de estudio, McCartney, Lennon, Harrison y Starr se dieron cuenta de que un disco no tenía por qué ser meramente el soporte de lo que pasaba en vivo. "Revolver" es una fantasía que nunca estuvo destinada a ser reproducida en el mundo real. Pese a que fue publicado una semana antes de que el grupo se fuera de tour, ninguna de sus canciones apareció en el setlist de un concierto. Durante su realización, marcada por los acontecimientos fortuitos y los errores afortunados, surgieron novedosas maneras de amplificar (las cuerdas de 'Eleanor Rigby'), de arreglar un tema ('Tomorrow Never Knows' con tambora y loops), de ejecutar instrumentos (el corno francés de 'For No One').

Con la sensibilidad artística en alza, los Beatles se sintieron incomprendidos por una prensa que se centraba en su personalidad y una audiencia que sólo pedía su regreso a los escenarios. Quedaron con la sensación de que "Revolver" no recibió el debido crédito. Convencidos de que el LP era un formato superior, y como una reacción directa a la experiencia vivida, pusieron más énfasis que nunca en el producto a la hora de "Sgt. Pepper s Lonely Hearts Club Band", un disco cuyo llamativo empaque incluye, aparte de esa portada inolvidable y estimulante, las letras impresas, insertos e imágenes para recortar. Grandilocuencia inédita para los tiempos y argumento suficiente para impulsar un cambio de paradigma: el viraje desde el single hasta el álbum como formato de preferencia.

Andrés Panes






Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Vanguardia

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias




-->