radio rock,metal y vanguardia

La condición humana de Muse

La condicin humana de Muse

Los más fanáticos seguramente ya habrán hecho su tarea y tienen muy claro de qué va el show de la nueva gira de Muse, el “Simulation Theory World Tour”. A los que prefieren dejarse sorprender in situ para disfrutar el concierto como corresponde, no seremos nosotros los que les arruinemos la fiesta. Para calentar motores, en vez de dedicar estas líneas a contar detalles sobre el tour, mejor nos adentraremos un poco en las ideas actuales del trío británico, una banda de power pop intergaláctico como pocas, a la que parece importarle tanto la forma como el fondo.

Por Felipe Godoy

La parada de Muse es muy entretenida. Podríamos discutir sobre el rumbo que han tomado sus últimos discos en términos musicales, con apologistas y detractores de sus diversas épocas, pero lo que no podemos negar es que los comandados por Matt Bellamy, pese a abrazar con fuerza el rock de masas, son una provocación permanente: en forma y fondo. Hoy por hoy, el tema que le preocupa a los ingleses son las teorías de la simulación, aquella antigua tradición filosófica que se cuestiona si existimos realmente, o en realidad no somos más que un sueño o un invento ideado por una estructura pensante externa a nuestra existencia. La ciencia ficción más reciente apunta a que serían los computadores los responsables de nuestras acciones, y referentes de la cultura pop de los últimos 20 años como Matrix o la mitad de los capítulos de Black Mirror ensayan esa idea con matices más, matices menos.

La resistencia de los humanos

«Tratamos de crear esta simbiosis entre el uso de tecnología y programación de última generación, pero seguimos tratando de encontrar un lugar para los humanos. En eso consiste el viaje de Muse», contó recientemente Bellamy a The Independent. Una declaración que hace mucho sentido, ya que da cuenta de que lo de Muse no es solo discurso, sino que es una reflexión que se aplica a la forma misma en que entienden y ejecutan la música. En las grabaciones de sus discos recurren sin problemas a todos los recursos tecnológicos disponibles, mezclan y masterizan en estudios distintos y con ingenieros diversos, y en sus shows, nadie duda que no escatiman en recursos para ofrecer toda la pirotecnia que tienen a la mano. Pero, al final, se sigue tratando de ellos tres: los mismos jóvenes oriundos del pequeño pueblo de Teignmouth, en Devon, que siguen confiando en la estructura de power trío y cuyas canciones siguen dependiendo, al final, del bajo, la guitarra, la batería, el piano y el sintetizador. «Nuestra bandera de lucha es que sigan siendo los humanos los que hagan la música», dicen. Entre toda la parafernalia, el lugar esencial lo ocupan tres amigos que se conocen desde chicos.

Muse es de esos escasos ejemplares de bandas que equilibran una vocación por las masas y los hits radiales, con una propuesta conceptual elaborada, consistente y crítica del mundo en que vivimos. Pasaron los hoyos negros, las visiones orwellianas respecto del poder y, ahora, la inteligencia artificial y la posibilidad de que todas nuestras experiencias no sean más que una simulación programada usando complejos algoritmos computacionales. Lo fascinante es transmitir todo esto a una audiencia gigante, vendiendo centenas de miles de discos, consiguiendo millones de reproducciones en servicios de streaming, y llenando cuanto estadio pillen alrededor del mundo. ¿Cuántos pueden lograr eso hoy en día, especialmente cuando tus fans son una generación que acusamos una y otra vez de displicente y narcisista? Seguramente estos jóvenes no son nada de eso en realidad, pero, además, la clave está en la preocupación minuciosa por brindar el mejor espectáculo posible. Solo así la propuesta se vuelve tan atractiva para un espectro tan grande de gente.

La condición humana de Muse

Showbiz

Muse, en ese sentido, hereda el sentido del espectáculo del glam rock, esa tendencia estética que desde fines de los 60 popularizaron figuras como David Bowie o T-Rex. Tanto el Camaleón como el alter ego de Marc Bolan tenían esa pulsión por evadir la realidad construyendo personajes ficticios, mentirosos incluso, encargados de ocultar la verdad encandilando a los espectadores con trajes estrambóticos, luces y teatrales performances que hacían crecer el espectáculo más allá de lo que la pura ejecución musical podía lograr. Pero Muse, si bien ocupa todo eso, lo pone al servicio del relato de una verdad, de consignas épicas que invitan a la audiencia a salir en búsqueda de una explicación ante los horrores que ésta, la sociedad supuestamente más racional de todas, provoca en su ecosistema. En ese sentido, la herencia a la que Muse echa mano parece ser más floydiana, aunque a diferencia de Waters y compañía, hoy es difícil encontrar una banda de rock más cómoda con el griterío en sus conciertos que el trío completado por Chris Wolstenholme y Dominic Howard. El show de masas parece ser definitivamente su hábitat.

Vivo por dentro

Lo curioso de todo esto es que, pese a que Muse resalta por la cantidad y profundidad de contenido conceptual que le otorga a sus discos y sus shows, a Matt Bellamy parecen no importarle demasiado las letras. Recientemente, esto le contó a la revista Kerrang: «¿Sabes qué? Soy más del tipo musical. Cuando crecí amaba mucho la música y escuchar la melodía y ese tipo de cosas. Lo que se decía en una canción era algo que realmente… no quiero decir que no importaba mucho, pero no fue algo que me atrajera demasiado hasta, probablemente, cuando conocí gente como Tom Waits o Rage Against the Machine». Solo letristas así de buenos despertaron tardíamente el interés por el contenido de las canciones en Bellamy, pero, en cualquier caso, todo indica que el discurso parece importarle siempre menos que la música, que para él es la clave y lo que guía todo el proceso de construcción de las canciones. «Cuando me toca escribir a mí, habitualmente la música viene primero. Solo intento y creo letras que van fluyendo y que de alguna manera encajen con la melodía de la canción o con el sentimiento expresado de ésta, además intento conectarlo con lo que la música en sí misma me hace sentir. Así, si estoy escribiendo una canción como ‘Take a bow’, que es como una suerte de secuencia bien rara de arpegios, bien dramática y clásica, pero bien oscura a la vez, eso me lleva a cantar sobre, tu sabes, la desconfianza en un sistema político o las ganas de asesinar a un presidente y cosas raras como esa».

United States of Eurasia

«Venimos de una zona rural del Reino Unido, así que entendemos este auge del populismo». Matt Bellamy no fue un opositor absoluto al Brexit, más bien se situaba en una posición intermedia, o un “soft Brexit”. Todo tiene que ver con la importancia que le otorga a lo local y a las personas comunes y corrientes, por sobre lo global y estas estructuras centralizadas más lejanas. En cualquier caso, se muestra muy desencantado con lo que terminó ocurriendo: «Mi posición política es que el voto que se ofrecía no permitía votar por lo que yo quería. Creo que la Unión Europea debe reformarse para dar lugar a una constitución de derechos humanos, encontrar las cosas que todos tenemos en común y crear una constitución, parecido a los Estados Unidos, pero basada en los valores europeos», le comentó al The Independent, y luego agrega: «siento que la Unión Europea no es lo suficientemente democrática y que el Reino Unido no es suficientemente democrático, y si el poder de ambas estructuras no avanza rápido hacia una reforma, entonces estamos en un peligro real de que este movimiento populista se mueva hacia una muy mala dirección».

Este desencanto es el que tal vez lleva a Muse a cuestionarse la realidad en esta pasada y huir un poco de ella a través de la realidad simulada. Quizá no usaron el camino de inventar personajes para evadir el contacto con el mundo real, como sus antepasados del glam, sino el de negar el mundo desde su existencia misma. «Nuestra exploración del universo debe liberarse del cuerpo humano y del tiempo. Si simulamos un universo podremos viajar efectivamente, no habrá ninguna limitante». Tal cual.

La condición humana de Muse





Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Rock

Noticias

Cancelado concierto de Tarja en Chile

Cancelado concierto de Tarja en Chile

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Rock

Entrevistas

Samael: ''considero que el ''Ceremony Of Opposites'' es el ''primer'' disco de Samael''

Samael: ''considero que el ''Ceremony Of Opposites'' es el ''primer'' disco de Samael''

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Gana entradas para ver a The Offspring + Bad Religion

Gana entradas para ver a The Offspring + Bad Religion

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Discos

Paralaje

Paralaje

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

'Econ': Invictor lanza un nuevo single

'Econ': Invictor lanza un nuevo single

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Ya partió la venta de entradas para Accept

Ya partió la venta de entradas para Accept

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Uriah Heep canceló su gira por Sudamérica

Uriah Heep canceló su gira por Sudamérica

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Fluvial 2019: Conoce un avance de la programación

Fluvial 2019: Conoce un avance de la programación

Viernes, 18 de Octubre de 2019