contenidos multimedia
radio rock,metal y vanguardia

Enforcer

Zenith

Enforcer

2019. Nuclear Blast

Con 15 años de experiencia y varias giras que los han llevado a diversas partes del mundo, el combo liderado por el controvertido Olaf Wikstrand regresa con su quinta placa de estudio, un álbum que a todas luces representa la producción más oscura, melancólica y diversa que haya creado la sorprendente banda sueca. Es más, dejando de lado el sorpresivo debut, muchos ya catalogan a “Zenith” como el mejor disco que haya creado el grupo, no tan sólo en su versión original, sino que también en una aplaudida y completa versión en español, regalo para los que -para ellos y casi todas las bandas del mundo- es el mejor público, el latinoamericano.

Resulta increíble que una banda se despache cinco álbumes de esta categoría. Si lo realizado con “From Beyond” ya era más que destacable, esta quinta placa viene a reafirmar que estamos frente a una agrupación que ya está pasando a la historia. Su fanaticada ha ido creciendo considerablemente, más aún en Latinoamérica, donde el grupo oriundo de Arvika se siente más cómodo tocando en vivo, inmersos en la energía simbiótica entre tremendas canciones que mezclan el heavy metal más clásico, con toques thrash, power, hard rock y, ahora último, con el progresivo e incluso pop.

El inicio con ‘Die for the Devil’ no podía ser mejor. Sumergidos en la época más hard rock de los 80’, Enforcer rinde tributo a Mötley Crüe, Skid Row, Poison y tantas bandas que lanzaban ese primer single ganchero que rápidamente se quedaba en tu mente. Sin embargo, desde el segundo corte, ‘Zenith of the Black Sun’, el álbum toma la personalidad que viene a diferenciarlo del resto de la discografía; un tema mid tempo que mantiene un espíritu "hímnico" sobre una cama de tintes taciturnos.

La fuerza y rapidez de ‘Searching for you’ hipnotizan y emocionan, pero en verdad es sólo una isla en la melancolía de un álbum que retoma su senda lóbrega con la impecable ‘Regrets’ y esos toques de teclado muy al estilo Abba. ‘The End of the Universe’, por su parte, recuerda a los cánticos guerreros de Manowar, con un final “in crescendo” que eriza la piel. ¿Sorprendido hasta ahora? Espera a escuchar ‘Sail On’ y sus toques progresivos, demostrando que Enforcer está uno, dos o tres pasos más adelante que varias bandas del llamado “New Wave Of True Heavy Metal”.

Imposible no destacar los teclados de ‘One Thousand Years of Darkness’ y esa vibra positiva que la diferencia del resto de la placa, que ya llegando a su parte final, energiza nuevamente tus oídos con -la incluso de toques thrash/black- ‘Thunder and Hell’, que debe tener uno de los mejores finales de la discografía de Enforcer, con esa guitarra clásica que va desapareciendo con el correr de los segundos. Ya en la parte final del álbum, viene una de las mejores canciones, ‘Forever We Worship the Dark’, la que a todas luces debería transformarse en uno de los himnos de la banda gracias a ese ímpetu melancólico y coro que invita a levantar el puño. El final, una literal ‘oda a la muerte’, que viene a cerrar de manera perfecta los alrededor de 45 minutos más espectaculares que muchos podrán escuchar este 2019.

Es cierto que Olaf odia las comparaciones, pero es innegable que con Enforcer uno rememora las mejores épocas de bandas como Iron Maiden, Exciter, Metallica y largo etcétera, hecho engrandece a una agrupación que se ha preocupado no sólo por reafirmar su bandera de lucha, sino que también explorar vertientes sónicas que -en esta ocasión- enriquecen profundamente la propuesta y sorprenden a todos aquellos que ya vienen enganchados con una de los grupos que sigue y sigue presentando cartas para transformarse en una de carácter histórico.

Rodrigo Bravo Bustos




Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Metal

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias




-->