Se encuentra usted aquí

Marshall, amplificando al rock

Marshall, amplificando al rock

El regreso de una leyenda a Audiomusica
Miércoles 18 Octubre, 2017
Marshall, amplificando al rock

Jim Marshall, como muchas de las leyendas del rock, nació para convertirse en una figura indispensable para el estilo. Y no solo por compartir un nombre que, al inicio de todo, sería una coincidencia casi mágica. Una anécdota: la imagen que inmortalizó al Monterrey Pop Festival de 1967 fue la de Jimi Hendrix (cuyo verdadero nombre es James Marshall) ofreciendo su guitarra en sacrificio, como un ritual ancestral, quemándola y luego rompiéndola. Aquella imagen definitiva del espíritu del rocanrol fue captada por otro Jim Marshall –el fotógrafo- que cuando contactó a Hendrix para fotearlo, este le habría dicho “¡Por supuesto! Es el destino, el tipo que me hace los amplificadores también se llama Jim Marshall”.

Nacido en Londres, Marshall –el fabricante de amplificadores- empezó su carrera como baterista a finales de los 50, pero serían sus clases de música la que lo llevarán más lejos. Sobre todo, por algunos de sus alumnos, como Mitch Mitchell (The Jimi Hendrix Experiences) y Micky Waller (John Mayall & The Bluesbreakers). Dueño también de una tienda de instrumentos, su legado comenzó –según sus palabras-  cuando un joven Pete Towshend le pidió un amplificador “más grande y ruidoso” para sus canciones. Necesidad clave para construir el demoledor sonido de The Who.

Así  fue como partió la aventura. Junto a un pequeño staff, lograron dar con un modelo que respondía a las necesidades que el rock demandaba: un amplificador de 100 watts, con controles básicos en su parte superior, capaz de moldear de forma más potente las resonancias eléctricas de los acordes de las guitarras. Towshend tenía lo que buscaba para las epifanías de The Who, y como él, todos los grandes guitarristas que saldrían de la segunda invasión brit de los 60, con Eric Clapton, Jimi Hendrix y Jimmy Page, a la cabeza del poderoso sonido que cambiaría a occidente.  El rock se volvió más eléctrico y versátil gracias a los amplificadores Marshall, que rebosaban de energía y músculo rítmico. El viejo Jim se convertía en “el padre del ruido”.

Sin ninguna duda, estas cajas que aumentaban la intensidad del sonido cambiaron las perspectivas del rock. Todas sus series han tenido más un referente, desde los iniciales JTM 45 (Angus Young, Gary Moore), al especial pedido de Eric Clapton para su Marshall Bluesbreaker. De ahí en más, todo ha sido evolución: los Marshall Major (Ritchie Blackmore, Jimmy Page, Joe Perry, Stevie Ray Vaughan, John Frusciante), el fundamental Super Lead (Jimi Hendrix, Pete Townshend), o los JCM 800, piedra angular del metal (Metallica, Megadeth, Slayer, Rage Against The Machine, Smashing Pumpkins).

De ahí en más, las torres de Marshall eran una imagen icónica en cualquier concierto de rock. Tanto, que se convirtieron en un elemento necesario hasta desde el punto de vista estético: como los verdaderos muros de amplificadores que levantaba Kiss en vivo, con sus paneles frontales hechos de metal pulido.

Y como el ruido amplificado de Marshall volvió Audiomusica, pueden encontrar diversos modelos de sus productos (como los 1974X, AS100D, JCM900, 1922, MX412A) en el catalogo web de la tienda.

Infórmate en http://www.audiomusica.com/catalogo/especiales/marshall.html

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado