Se encuentra usted aquí

The Cult: “Nos portamos mal, pero así es el rock and roll”

The Cult: “Nos portamos mal, pero así es el rock and roll”

La banda de Ian Astbury y Billy Duffy finalmente debuta en Chile
Jueves 05 Octubre, 2017
The Cult: “Nos portamos mal, pero así es el rock and roll”

Aun cuando The Cult ha visitado Sudamérica en varias ocasiones, jamás han pisado suelo chileno. Incluso, se anunciaron dos visitas, una en 2006, para la cual se alcanzaron a vender entradas, y otra en 2013, que fue cancelada por “razones logísticas”. Por fin, este 6 de octubre sus fans tendrán el gusto de ver a la banda británica, que viene promocionando su último disco, “Hidden City” (2016) y de presenciar una performance que exuda rock and roll sin adornos. Acusados de ser imitadores de The Doors y de ser revivalistas del heavy metal, el conjunto definió su sonido a través de su inevitable choque de personalidades y de sus excesos, que los llevaron a la disolución a fines de los noventa. Billy Duffy dice en esta entrevista que hoy mantiene una “buena relación de negocios” con Astbury y que, al final, lo único que aman es la música.

- ¿Por qué le ha tomado a The Cult tanto tiempo venir a Chile?
- Esa es una buena pregunta porque no sabemos la respuesta. Todo lo que puedo decir es que cada vez que hemos ido a Sudamérica, desde 1992 más o menos, yo he preguntado “¿por qué no hacemos un concierto en Chile?”, porque todos tocan allá menos The Cult, “¿hay algún motivo por el cual no vamos para allá?”. Recuerdo algo, no sé si es cierto o no, es solo una historia, pero una vez intentamos tocar en Chile. Eso fue quizá hace quince años y por alguna razón se canceló. Tuvimos que reorganizar todo y recuerdo que después hicimos un concierto en Argentina y todavía no sé porqué. Nos hemos preguntado eso porque yo he ido a Chile con otra banda y creo que Ian también ha tocado en Chile, cuando estaba cantando en The Doors, sin embargo, nunca hemos ido como The Cult. Pero ahora arreglaremos eso.

- Sus fanáticos esperan con muchas ansias verlos acá.
- Este es un buen momento. Estoy seguro de que todas las bandas dicen esto, pero yo diría que The Cult está en un gran momento. El disco nuevo suena bien así que podemos tocar excelente música, además de tocar las canciones antiguas, la banda tiene una buena alineación y pienso que está mejor que nunca. Si no me creen vean videos en You Tube y si no les gusta, no vengan al concierto (risas). Estoy bromeando obviamente. Pero sí, la banda está sonando bien y pienso que nuestros conciertos han sido muy buenos y consistentes así que estoy muy feliz.

- El concepto del álbum “Hidden City” está inspirado en la Ciudad Oculta ubicada en Buenos Aires. ¿Qué les llamó la atención de ese lugar?
- Sí, bueno, hemos ido para allá muchas veces, incluso grabamos algo justo a las afueras de Buenos Aires, así que hemos pasado bastante tiempo en esa ciudad. Una vez Ian vio una foto del futbolista Carlos Tévez cuando estaba tocando en un evento y dijo que tenía escrito Ciudad Oculta bajo su camiseta, creo que era una referencia al lugar donde había nacido, y con esa imagen Ian empezó a desarrollar “Hidden City”. Hace tres años cuando recién comenzamos a trabajar en el álbum ese era el concepto, pero creo que en realidad ahora “Hidden City” se trata de que vivimos en un mundo tecnológico, en un mundo donde hay terrorismo y oscuridad. Creo que Ian lo transformó en una especie de comentario sobre esas cosas. No escribo las letras, yo hago música solamente, entonces eso es lo que entiendo. Quizá has hablado con varios cantantes, y no necesariamente lo que sentían hace tres años lo siguen sintiendo, o sentirán mañana. Es algo que fluye, pero eso es lo que yo interpreto del álbum.

- ¿Cómo es tu relación actualmente con Ian en el estudio pero también como amigos? ¿Cómo ha cambiado su relación desde sus comienzos en los ochenta hasta ahora?
- Esa es una buena pregunta. Creo que nos llevamos bien, tenemos una buena relación laboral. No nos vemos tanto fuera de The Cult, pero no hay un ambiente negativo. Ian tiene su vida y su mundo y yo tengo los míos y nos juntamos para hacer música cuando sentimos que es el momento de hacerlo, pero aparte de eso no nos vemos. Hemos hecho conciertos cada año hace once años, en algunos años más que en otros pero The Cult ha estado tocando en vivo desde 2006, y seguiremos tocando. Estamos haciendo planes para el próximo año y el siguiente. Pienso que tenemos una buena relación laboral, mejor que muchas bandas y probablemente peor que otras (risas).

- Cuando empezaron a escribir el primer álbum, “Dreamtime” (1984), ¿cómo descubriste que ustedes tenían una buena química como compositores?
- Cuando recién comienzas no tienes muchas opciones, no tienes dinero, dependes de tus compañeros y ellos de ti. Con el éxito aparecen opciones y no siempre son lo mejor para la banda, puedes escoger y eso es parte del camino de ser músico y de poder tocar durante mucho tiempo. Cuando empiezas solo quieres tener éxito y cuando lo obtienes llega con muchas otras cosas y tienes que encontrar la forma de sobrellevarlo. Todas las bandas que han estado por mucho tiempo juntas han vivido esos desafíos. Creo que la respuesta más simple es que tienes que amar hacer música más que cualquier otra cosa, eso es lo que mantiene a una banda unida. Es la respuesta más simple que puedo dar.

- Tuvieron mucho éxito con “Love” (1985) y después con el siguiente trabajo, “Electric” que grabaron con Rick Rubin (1987). ¿Cómo manejaron la fama mundial en ese tiempo?
- Bueno, el éxito fue gradual. En realidad el álbum más exitoso fue “Sonic Temple” y teníamos tres álbumes antes. A “Love” le fue bien y eso nos hizo ser conocidos en el mundo, pero conocidos en lo underground. “Electric” nos hizo ser más conocidos porque era un álbum más rockero y era más fácil que la gente lo entendiera, entonces fue como que nos subió de nivel, fue algo gradual, cada vez teníamos más éxito. El último álbum de los tres fue “Sonic Temple” donde intentamos combinar elementos de “Love” con elementos de “Electric”. Teníamos ‘Fire Woman’, ‘Edie’, ‘Sweet Soul Sister’, todas esas canciones que fueron grandes éxitos en Estados Unidos. Así es como pasó. Hay veces que puedes sobrellevarlo, otras no. Pareciera que nosotros pudimos, cometimos algunos errores, bebimos demasiado, nos portamos mal, pero así es el rock n’ roll.

- En 1987, tocaron en Australia y destrozaron instrumentos valorados en miles de dólares y después nadie les quería arrendar backline.
- Sí, eso es cierto. Creo que ahora al recordar, pienso que lo que pasó fue que logramos algo de éxito, fuimos de querer éxito a conseguirlo, y quizá Ian sintió que no era tan satisfactorio como esperaba, quizá sintió que era falso. Esa es solo mi opinión, tendrías que preguntarle. Entonces para hacer que la experiencia fuera más real rompíamos todo, pienso que él quería que fuera como cuando The Who rompía sus instrumentos. Estábamos bebiendo demasiado, estábamos haciendo muchos conciertos, salíamos mucho de gira y no teníamos tiempo para reflexionar. Éramos tipos jóvenes bebiendo, haciendo fiestas, divirtiéndose, tocando música, teniendo éxito, como cualquier otra banda, y todo se volvió un poco excesivo. Creo que la destrucción de los instrumentos fue como una forma de liberación y cualquiera hayan sido las frustraciones que escondíamos, salieron cuando rompimos todo como parte del espectáculo, esa es mi opinión. Ian fue el instigador, pero yo lo seguí.

- Guns N’ Roses abrieron varios de sus conciertos.
- Sí, salimos de gira con Billy Idol como acto de apertura, ahí hubo grandes fiestas y después Guns N’ Roses abrió nuestros conciertos en la gira por Estados Unidos, así que todo el verano fue una larga fiesta. Antes de eso habíamos hecho una gira en Inglaterra y luego fuimos a Australia, entonces era un momento en que todo era como una gran fiesta y de vez en cuando pasaba alguna locura. Pero destruir todo fue la cagada, porque no eran nuestros instrumentos, los estábamos arrendando, estuvo mal, pero pasó, es cierto, pero oye, así es el mundo del rock.

- En 1995 la banda se separó después de una presentación en Rio. ¿Qué recuerdas? ¿Qué pasó?
- El concierto salió bien. Habíamos pasado por algunos momentos complicados con la música grunge, y nos replanteamos como banda. Hicimos un álbum que se llamó “The Cult” (1994) y tenía un sonido distinto, fue casi como si hubiéramos deconstruido la banda y la armáramos de nuevo. Fue un disco mucho más personal, las letras eran en realidad como un retrato íntimo de Ian, eran bastante autobiográficas. Para los fanáticos es un gran álbum. Pasamos por todas esas cosas y no sé, quizá fue la presión e Ian no pudo soportarlo más, porque ese fue un gran concierto, nos divertimos mucho. Pero creo que a Ian le frustraba más y más el estar en la banda y sintió que dejar The Cult sería algo beneficioso para él, así que simplemente se fue. De hecho se fue esa misma noche. Se supone que seguiríamos por Estados Unidos después de la gira en Sudamérica, pero él se descontroló un poco y no pudo continuar. Así que tuvimos que cancelar los shows y eso fue todo. La banda estuvo separada hasta 1999. Pero lo divertido fue que Ian volvió muy rápido, armó una banda propia, The Holy Barbarians y salió de gira. Quizá no quería estar en la banda o quería una libertad creativa y no tener que tocar canciones de The Cult, pero quién sabe. Quizá sentía que la música de The Cult era irrelevante, el grunge había llegado y la banda había tenido éxito antes del grunge. Tendrías que preguntarle, pero no estaba feliz y necesitaba un descanso y francamente yo estaba feliz porque también necesitaba un descanso. Fue simplemente que él dio el paso primero.

- ¿Qué hicieron para recuperar su relación en la banda cuando se reunieron en 1999?
- Yo me encontraba con Ian en distintos eventos, no nos llevábamos mal, simplemente no nos veíamos. Él continuó con su vida y yo me fui a vivir de vuelta a Inglaterra por unos años a finales de los noventa y estaba haciendo cosas diferentes. Para mí fue como volver a casa porque había pasado mucho tiempo que no iba. Seguimos caminos distintos y después nos reunimos. Fue fácil porque nos llevamos bien, los dos venimos del mismo lugar, del noroeste de Inglaterra, y tenemos muchas cosas en común. Sabes, creo que separarse hace bien porque pasamos mucho tiempo juntos, y somos como una familia, pero no es necesario que veas a tu familia todos los días, puedes verlos un año después y seguirán siéndolo. Creo que así es como funciona la relación entre Ian y yo. Me entretengo trabajando con él, a veces es frustrante y a veces yo lo frustro, pero es por el bien de The Cult. Después de tantos años lo que puedo decir es que ahora se trata de las canciones que tocamos, que le pertenecen el público, nosotros simplemente las interpretamos. Las canciones no son nuestras, las compusimos, las grabamos, pero es como que las queremos entregar de vuelta. Tiene que ver con el público y lo que hacen con ellas, si eso te hace sentido. Es diferente a como era antes, tiene que ver con devolver las canciones y no lo digo de una manera condescendiente o como que le estamos haciendo un favor a alguien, simplemente tocamos las canciones que disfrutamos. En general nos gusta tocar ‘She Sells Sanctuary’ y ‘Fire Woman’, no tenemos problemas. Tocaremos algunas canciones nuevas también, tres o cuatro de “Hidden City” y en general ha sido una buena combinación. Recién estuvimos tocando en Europa y al público le gustó. Así que estoy feliz de que la banda está bien y no puedo esperar volver y tocar en Sudamérica.

- Hace poco salió un informe sobre las plataformas de streaming que señalaba que el rock ya no es el estilo de música más popular. ¿Qué piensas al respecto? ¿Será que el rock ha perdido originalidad?
- Creo que a veces el rock es un poco irrelevante, como que va y viene. Estamos viviendo en un mundo distinto y diría que se hace más y más difícil ser original con la música rock. Creo que hicimos un álbum de rock que suena muy bien y pocas bandas pueden hacer eso todavía. Para muchas bandas la idea de hacer rock es vestirse como los Rolling Stones en los años setenta y hacer canciones que no son tan buenas como las de los Rolling Stones, me refiero a que no van más allá de lo establecido. Yo no creo que el rock vaya a morir, no le temería a eso, creo que hay algo muy fascinante en una guitarra eléctrica sonando fuerte en vivo. Pero con todas las muertes recientes de cantantes de una cierta generación, del post-grunge, a quienes yo conocía; y la edad de las bandas como AC/DC, no queda mucho. Quiero decir, tienes a Iron Maiden, Def Leppard, The Who, ellos siguen tocando pero ¿por cuánto tiempo más? Así que es interesante, ¿quién va a reemplazarlos?

María de los Ángeles Cerda
Colaboración: Francisca Pardo

Encuentra este contenido en nuestra revista. The Cult debutará en Chile el viernes 6 de octubre, en el Teatro Caupolicán, con la apertura de The Ganjas. Las entradas están a la venta, vía Ticketek.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Shows The Cult The Cult: Guitarras afiladas 2 semanas 2 días
Galeria The Cult The Cult 2 semanas 4 días
Novedades Bono septiembre: 50% de descuento en entradas para The Cult y John Garcia 1 mes 1 día
Artículos The Cult The Cult: Marca de fábrica 1 mes 1 semana
Novedades Stgo Rock City se toma la revista Rockaxis #173 con este especial 1 mes 1 semana