El Cruce: Honestidad brutal

Ganadores de entradas para celebrar sus 20 años

Diez años tuvieron que pasar para tener nueva música de El Cruce. “Sin mentir” es el título de su regreso, un mensaje de vida que no da lugar a segundas lecturas. Es directo y honesto, amalgamando su actual momento, las enseñanzas del pasado y ambiciones del futuro.

“Para este disco, para este regreso, nos hemos tomado todo el tiempo necesario como para poder realizar un trabajo que nos deje completamente satisfechos”, comenta de entrada Felipe Toro en el estudio, mientras mezclaba las canciones del primer álbum de El Cruce desde su vuelta a la actividad, luego de una pausa de cinco años. Para él, el momento era el indicado porque respondía netamente a sus pulsiones y ganas. “La gracia de haber hecho un receso y ahora volver es que nosotros seguimos manteniendo nuestra independencia de cualquier sello, de cualquier institución, de cualquier persona que nos trate de decir cómo tenemos que hacer las cosas o cuándo las tenemos que hacer. Y eso permite que el resultado demuestre madurez musical, fiato, la edad que tenemos. Ya tenemos 20 años desde que partimos tocando, hoy ya estamos todos cercanos a los 40”.

- El primer adelanto del álbum, ‘Se nos fue el amor’, los acerca mucho al funk, una interesante carta de presentación para un grupo asociado siempre al blues.
- Una de las tantas razones por las que elegimos a Franco Maestri como co-productor del disco, es precisamente porque sentíamos la necesidad de renovar nuestro sonido en cuanto más bien a la estética. Porque si piensas o analizas nuestra discografía, si bien nosotros somos la banda de blues de Chile, nunca nuestros discos han sido de puro blues. Desde el primero, en "PeaceCo" hay cuatro blues y el resto es nada que ver, hay funk, hay balada, hay algo medio Iron Maiden. Y así para adelante, en cada uno de nuestros discos tú vas a encontrar muchas influencias jugando y apareciendo en las canciones. Nuestro coqueteo con el funk es desde el primer disco, con la canción 'Deja de fastidiar'. Después hay otras, como 'Galán', 'Su servidor'. Tenemos otras influencias que aparecen, como el reggae, el soul, el rock & roll. Gracias al aporte de Franco nos acercamos a un sonido súper reconocible del funk, en que lo podrías comparar con íconos del funk. La cita que hacemos es a Stevie Wonder.

En la misma conversación, Toro explicó la mixtura que tiene este trabajo, con sonoridades motown hasta James Brown, todas con destino la pista de baile, “Tal vez no en todas las canciones, pero sí en el groove, en las ganas de hacer música para bailar. Hace ya un tiempo que veníamos con esa lógica de que la música que hacemos es para bailar, para disfrutar. No es para sentarse medio aburrido, es música para fiesta. Entonces, el giro que quisimos darle a este disco va más bien por lo estético, por la sonoridad”. Esta impronta se vio reforzada por la evolución como músicos durante la separación. Claudio “Bluesman” Valenzuela armó Milfhunter, incorporando efectos a su armónica; Eduardo Silva se incorporó a la banda de Joe Vasconcellos. El mismo Toro, con su labor en Sangre de Toro, encontró una faceta inédita como guitarrista líder.

- Esas palabras tienen mucha relación con el nombre del disco, “Sin mentir”. ¿Cómo lograron llegar a ese concepto?
- Le dimos muchas vueltas al concepto que iba a englobar, porque las canciones pertenecían a distintas épocas de nuestras vidas. Empezamos cinco años atrás y terminamos el 2018. Y en esos cinco años a todos nos han pasado cosas increíbles, desde divorcios hasta cambios de casa, accidentes, una serie de cosas fuertes. Cuando llegamos al final, queríamos pensar en qué concepto lo íbamos a englobar, nos dimos cuenta que todas las canciones hablaban de estos procesos duros que nos tocó vivir. La mayoría de las canciones hablan de eso. Hay una canción que se inspiró cuando fuimos a tocar a la cárcel, que se llama 'Mañana salgo libre', que nace de una conversación súper calmada que tuve con un interno ese día, después de tocar, y estuvimos conversando profundamente. Y él también, en esa sinceridad, me transmite que sabe que cometió un error y que en el fondo quiere redimirse y quiere demostrarle al mundo que es una persona nueva y que la música lo transformó. Eso fue muy lindo para mí. Este es nuestro disco más visceral, más honesto, el más desprovisto de pretensiones, pero al mismo tiempo hacer la invitación a vivir una vida sin mentir.

- Ángel Parra tiene una participación especial en el disco.
- Cuando lanzamos "770", nos fuimos de gira y en Temuco nos encontramos con Ángel Parra y Titae, que andaban tocando. Y nosotros teníamos ténicos en común. Y los técnicos los invitaron y se armó la cosa, hicimos jam, tuvimos buena onda. Cachamos que él era súper bluesero y que le gustaba El Cruce. Estábamos grabando esta canción, medio country, y nos acordamos del Ángel. Hace mucho que no hablábamos con él. A través de los técnicos le planteamos la posibilidad y a él le encantó la idea, aceptó y en su casa grabó su pedal steel y quedó fantástico. Le puso el toque. Para nosotros es un orgullo, porque se trata de un prócer. Como guitarrista lo admiro profundamente.

- Tienen dos décadas de actividad. Con un álbum nuevo bajo el brazo, ¿cuáles son las metas?
- Nos interesa mucho ir al mercado anglo. Creemos que hay un nicho, una posibilidad ahí -en Europa sobre todo- de presentar este híbrido llamado blues criollo. El 2011 el Macha nos los recomendó, nos dijo "Loco, tienen que irse de acá, tienen que hacer lo que hice yo. Los europeos están ávidos de cosas nuevas, y cosas raras". Y nosotros hacemos blues en español. Antes de separarnos estábamos con el bichito y no queremos quedarnos con la espina.

- En el último tiempo han surgido opiniones de que el rock está muerto, pero también han aparecido bandas como Greta Van Fleet, descrita por algunos como una esperanza...
- Me parece bacán que hayan jóvenes rescatando el sonido clásico. Pero te digo honestamente, el rock como género no se ve beneficiado en la manera en que sea conservador. Es una visión súper personal. Me parece que el rock nace como un grito de rebeldía, como una declaración de desobediencia y como una invitación a romper los límites y las reglas. Creo que eso es lo fundamental... Entonces, hoy en día creo que lo menos rockero que alguien puede hacer es decir "Oye, eso no es rock" o "Oye, el rock no se toca así, porque tiene esto y esto"... El rock no puede ser conservador, el rock no puede ser talibán, no puede ser regresivo. El rock tiene que ir hacia adelante, para seguir siendo rock. De lo contrario se convierte, para mí, en una música de museo. Yo no puedo estar tan contento de que haya una banda que es tributo a Led Zeppelin y que eso sea el nuevo rock. Para eso escuchemos a Led Zeppelin.

Jean Parraguez

Ganadores
Lelio Dellacasa Bravo
Stephanie Patricia Gallego Pinochet
Victor Llancapan A.
Jurguen Luer Soto
Gabriela Quintana Núñez




Tags



Ultimos Contenidos

Rock

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}