Se encuentra usted aquí

The Modern Lovers

The Modern Lovers

The Modern Lovers

Miércoles 27 Julio, 2011
1976. Beserkley

Entrar a explicar el valor histórico de The Modern Lovers en la historia del rock parece a primeras una tarea un poco forzada y al mismo tiempo oportunista. La etiqueta “proto-punk” que se les ha colgado los asocia a un movimiento que fue bautizado y definido una vez extinto (en el apogeo del punk, claro está), y esta especie de disco debut (que tampoco es tan así) es también en cierto modo “póstumo”, pues los Modern Lovers como tales, con esta formación que anima el LP, se había separado en 1974.

“The Modern Lovers” ni siquiera es un álbum concebido como tal. Es una serie de singles y demos que datan de 1972 y 1973 y que fueron presentados a Warner y a A&M y que no fueron suficientes para conseguirles contratos con ninguna de ambas disqueras. Finalmente, Beserkley recopilaría estas grabaciones (ya conocidas de manera subterránea) y las lanzó en 1976.

Hay varios nombres que deben ser considerados en la carpeta de los Lovers. El primero es el de su líder, lógico. Jonathan Richman, voz, guitarra y único compositor del grupo: fue él quién formó al cuarteto (además integrado por Ernie Brooks en bajo, Jerry Harrison en órgano y David Robinson en batería) y quien decidió ponerle punto final a la historia. Disuelto este lineup, Richman retuvo el nombre y le sacó lustre por algún tiempo más.

Otro sustantivo propio que no podemos dejar pasar es el de Velvet Underground. La influencia sonora de los neoyorkinos no es difícil de percibir. Como dato, vale apuntar que John Cale fue quien produjo la mayoría de los nueve cortes que conforman la edición original de “The Modern Lovers” (y la versión posterior y más popular, con 12 tracks).

No sería una imprudencia referirse a ‘Roadrunner’ como un gran clásico de todos los tiempos. Su ritmo alegre, sonido pegajoso y juvenil empuje recuerdan están muy en la línea del rock & roll de los cincuentas. Y de cierto modo eso es lo que representó este grupo a la hora de su aparición. El punk (y todas las escenas que se formaron en torno a él) sigue aún en deuda con los Modern Lovers por ese “pequeño detalle”.

‘Astral Plane’ es una súper-clase para la época. El teclado de Harrison (que da vida a un impensado fantasma de The Doors) es un elemento imposible de obviar, pues dirige las atenciones a medida que se recorren casi todas las canciones.

Si para alguien ‘Old World’ encarna la faceta más cansina de los Modern Lovers, creo que entonces no se está comprendiendo bien la propuesta de la banda. La voz de Richman, o mejor dicho la manera en que canta, es precisamente uno de los mayores sellos del grupo. El vértigo tampoco es un rasgo que sobresalga en la monumental ‘Pablo Picasso’, quizás más Velvet que cualquier otro track, pero sazonada con mayor acidez que buen porcentaje del catálogo de Lou Reed, Cale y compañía. Por otro lado, el juego lírico (la oda a lo poco cool, por así graficarlo) con la música misma es un (des)equilibrio quizás demasiado cerebral para seguir sindicando a los Lovers como “proto-punk”

‘Dignified and Old’ puede sacar las sonrisas que todos esperaban encontrarse. ‘She Cracked’, guitarrera como pocas cosas en aquellos años, sigue con la adrenalina bien arriba, y en menos de tres minutos justifica su título de imprescindible con creces. Tan vibrante pieza parece más bien un oasis hiper-energético en el LP, pero manteniendo una línea de sobriedad que nos hace olvidar que esto es “solo” una colección de demos, y no un álbum concebido como tal. Suena todo tan redondo y a ratos catastróficamente coherente que descoloca.

‘Hospital’ es uno de los primeros demos de los Modern Lovers, y aunque tiene el aire a retro, no se añeja fácil. Tampoco es tan original o profunda como se pudiera pensar, pero es una tentación para ir descubriéndola poco a poco.

“Allright gentleman”, ese es el último verso de la muy convincente ‘Someone I care About’. O más que convincente, no sé si dé con la palabra indicada, pero debería ser algo así como “intimidante”. La pandilla de cuatro tipos que hacen contacto visual para empezar a atacar, y no se rigen por ninguna regla básica o tradicional. Esto sería desligarse de la búsqueda melódica tradicional, del diálogo instrumental lógico, y estancarse de cierto modo en la repetición, apelando solo a la vehemencia y arrogancia para obtener su propósito. Y miren ustedes, lo lograron. Desde el primer acorde del tema que aquello se hacía previsible. Entre tanta alabanza, la esperanzadora y consagradota despedida a cargo de ‘Girlfriend’ se hace casi “lógica”.

Para sintetizar todo lo que ya intenté compartirles, diría que “The Modern Lovers” es una escucha obligatoria. Dudo que encuentren la versión original de nueve temas, pero créanme que las tres canciones extra no van a desentonar. Ante esa evidencia, no se imaginan lo lamentable que es desde la perspectiva evolutiva del rock que estos Modern Lovers no hayan durado más tiempo juntos.

Este LP es un tesoro. Una joya. Su significado es increíblemente relevante tanto en lo histórico como en la calidad musical. Hagan la prueba de meterse en el corto pero macizo disco de los Modern Lovers. Corren el riesgo de no sorprenderse para nada, porque incontables son las agrupaciones que se colgaron de su legado para armar su propia carrera. Aún así, es mejor que se convenzan por ustedes mismos.

Juan Ignacio Cornejo K.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades The Necessaries Re-editan disco de la banda de Arthur Russell, The Necessaries 2 meses 3 semanas
Novedades Desde Sex Pistols a The Strokes: Conoce en un mapa la historia de la música alternativa 1 año 1 semana