Se encuentra usted aquí

Secret Treaties

Secret Treaties

Secret Treaties

Martes 05 Julio, 2011
1974. CBS

Más que justo parece reivindicar a esta tremenda banda de los setenta, insignes relegados al segundo plano del rock duro. Pese a que Blue Öyster Cult tuvieron un momento de gran gloria masiva durante la segunda mitad de los setenta, gracias al gran éxito del irresistible single ‘(Don’t Fear) The Reaper’ y su –para entonces- espectacular puesta en escena, con show de lásers inédito para la época, hoy son considerados más como una leyenda viva, una banda de culto donde las haya y han sido reverenciados y versionados por una gama de artistas que va desde el cantautor indie Elliott Smith hasta los stoners de Fu Manchu, pasando entre medio por Wilco, The Minutemen, The Goo Goo Dolls, Smashing Pumpkins, Metallica o nuestro Anton Reissenegger (que en su brazo derecho lleva tatuado el misterioso logo del grupo).

Pero pese a esto, su lugar en la historia del rock es más de segundo orden y más asociado al de un grupo de ligero “adult oriented rock” que a la descarnada formación de oscura psicodelia con rasgos de progresivo y hard rock/proto metal que eran en sus orígenes. El sumo de esta primera etapa más dura e influyente de los BÖC, el punto cúlmine, lo constituye el disco que comienzo a comentar, su tercera entrega de estudio tras los también excelentes “Blue Öyster Cult” (1972) y “Tyranny and Mutation” (1973). En esos dos álbumes el grupo con su imaginería enigmática, su sonido crudo y potente –aunque siempre muy oreja-, y sus letras llenas de oscura ficción, apocalipsis, humor negro y éxtasis del rock ‘n roll, consiguió una muy buena reputación entre la crítica y el público, siendo considerados como la respuesta americana a Deep Purple, Uriah Heep y Black Sabbath, y comenzó un régimen de tours muy constante, que les hizo ganar audiencias en forma rápida.

En “Secret Treaties”, la banda neoyorkina comenzó a refinar levemente su propuesta, pero sin dejar ni un ápice de lado las características que tiñeron sus dos trabajos anteriores. Este camino de pulir el estilo se nota en una producción menos cruda pero igual de efectiva, un trabajo melódico más acabado de armonías vocales y juegos instrumentales de guitarras y teclados, y un sonido más majestuoso en líneas generales.

La apertura ‘Career Of Evil’, con el órgano Hammond en primerísimo primer plano y un riff tan psicodélico como malicioso, ayudan a confirmar esta tesis, en un tema totalmente oreja que mostraba la gran facilidad de esta banda para componer temas de esos que se te quedan pegados en la cabeza por un buen rato. La propia Patti Smith, entonces polola del segundo guitarrista y tecladista del grupo Allen Lanier, y aún no ungida como “la poetisa” del punk, aporta un texto de su autoría para la letra del tema. Sin respiro, ‘Subhuman’ templa levemente los ánimos pero también está dotada de riffs y armonías demasiado pegadizos, dando forma a una dupleta imbatible de temas. La voz punzante de Eric Bloom, junto a sus letras salpicadas de fantasía sci-fi, ayudan a mantener firme la reputación que tenían los BÖC como una banda enigmática, oscura y siniestra.

En ‘Dominance and Submission’ un riff repetitivo, sabático y grueso crea un mantra guitarrero donde la voz líder la asume el sólido baterista Albert Bouchard, mientras que ‘ME 262’ cierra la cara A con un vibrante rocanrol en la senda de los gloriosos MC5 con armonizaciones a tres voces entre Bloom y los hermanos Bouchard, el ya nombrado Albert y el bajista Joe, en un tema de esos precisos para el jolgorio. Si los primeros dos cortes constituyen una dupleta psicodélica de muy alto nivel, en estos otros dos el culto de la ostra rockea a full y enciende con todo los fuegos de la diversión.

La segunda parte del hasta aquí impecable trabajo se inicia con ‘Cagey Cretins’ tema donde es imposible no destacar, en su acelerado ritmo y las armonías vocales, cierto tufillo a Captain Beyond, otra gloria del sonido potente con matices progresivos cuya trascendencia alcanza los niveles de banda de culto. ‘Harvester Of Eyes’ es un medio tiempo cautivador con otro de esos riffs pegadizos que no salen en horas, un riff magistral del gran Donald “Buck Dharma” Roeser, primera guitarra del grupo y a quien dedicaré más de una frase cuando me refiera al segmento final de este trabajo.

Este segmento final comienza con unas sutiles notas de caja musical, un poderoso y rápido redoble de batería y se da inicio a la épica y maravillosa ‘Flaming Telepaths’ tema donde se presenta de forma interesantísima el grupo como unos Beatles oscuros, pesados, futuristas y con protagonismo de teclados. Un notable riff central sobre un insistente staccato de piano, tremendos coros y una espectacular sección de solos (primero Bloom al sintetizador, luego Lanier al piano y finalmente Roeser a la guitarra desatando el éxtasis sobre la base del coro) son las mejores armas de este tema, pero la joya fundamental queda reservada para el final, donde tras un abrupto corte en medio de un adenalínico subidón de poder, comienzan sutiles notas de piano a cargo de Allen Lanier, y larga esa monumental ‘Astronomy’, la misma que Metallica versionó con gran fidelidad en su “Garage Inc”. de 1998.

‘Astronomy’, en poco más de seis minutos, resume con maestría el concepto del grupo en el que para muchos es su mejor tema: épico, intenso, progresivo en momentos y con una inolvidable entrada guitarrera de Roeser –tras las dos primeras estrofas-, que ayuda a reforzar la expresiva voz de Bloom, para entrar en un vibrante riff marcado por los “Hey!” de todo el grupo, vuelta a la estrofa, la cortina guitarrera, un solazo de Roeser, el segundo coro, un remanso donde la guitarra juguetea con el teclado y el bajo, y el maravilloso clímax tras el cual el final cae con todo su peso, con sonidos del viento que se desvanece lentamente, terminando en la más absoluta gloria un trabajo que tras sucesivas escuchas se va develando como un imprescindible, atemporal y notable testimonio de una de las bandas más paradigmáticas del rock duro de Estados Unidos de los setenta. Un clásico de tomo y lomo.

Pedro Ogrodnik C.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Lars Ulrich Lars Ulrich habla sobre sus discos de hard rock favoritos 3 meses 4 semanas
Novedades BLUE ÖYSTER CULT pierde a uno de sus fundadores 4 años 2 meses
Bioxs BLUE ÖYSTER CULT 6 años 5 meses