Se encuentra usted aquí

Low in High School

Low in High School

Low in High School

Martes 28 Noviembre, 2017

2017. BMG

A la mayoría de los niños actores les cuesta convertirse en adultos actores porque, con el paso del tiempo, las cosas que los hacían entrañables se vuelven odiosas. Se estiran, les cambia la voz, pierden la ternura. Curiosamente, a sus 58 años de edad, Morrissey, atraviesa una crisis similar. El tipo sensible y crítico de antaño se ha ido transformando en un viejo mañoso y cascarrabias. De forma notoria, la buena voluntad en torno suyo ha ido disminuyendo. Ahora espanta lo que antes atraía: su aislamiento del mundo, la vehemencia de sus ideas, su incapacidad para mantenerse neutral. Ayer era celebrado por alzar la voz y hoy le piden que se calle. Pero el ícono inglés, le guste a quien le guste, nunca va a cerrar la enorme bocota que siempre lo ha distinguido del montón. En su undécimo disco, "Low in High School", parece dispuesto a acentuar cualquier odiosidad que exista en su contra mediante canciones cuyo único hilo conductor es su cada vez más polarizante figura.

No hay un norte musical definido en lo nuevo de Moz, una prédica para convertidos que en ningún momento se propone sumar adeptos, sino más bien poner a prueba la lealtad de los que ya han sido conquistados, como si fuese un examen para saber quién sigue ahí después de soportar 53 desafiantes minutos de autoindulgencia sin límites ni pudor. "Low in High School" se sustenta en el carisma de un solista que, pese a contar con todos los recursos del mundo, como horas en el estudio de Ennio Morricone o el apoyo del productor Joe Chiccarelli (U2, Elton John), no es capaz de matricularse con ninguna canción memorable, un logro que, por cierto, le ha sido esquivo desde "Years of Refusal" del año 2009. Como consuelo, queda el regusto de la variopinta paleta de recursos utilizada. La sensación de que, entre los pomposos vientos de 'My Love, I'd Do Anything for You' y el guitarreo fogatero con palmas de 'All the Young People Must Fall In Love', al menos hubo diversidad.

Antes de publicarlo, Moz prometió que "Low in High School" capturaría el zeitgeist de un mundo en permanente cambio. Disco en mano, la verdad es que lo único que sus canciones representan son las ideas sobre el mundo de una estrella sin mayor contacto con la realidad y convencida de que todas sus ocurrencias son buenas, desde terminar un tema ('Who Will Protect Us from the Police?') gritando "Venezuela, Venezuela" con impostado dramatismo hasta la inclusión en otro corte ('I Bury the Living') de unos gritos de marcha. Aunque la mayor ofensa es el etnocentrismo con el que combina klezmer y latinidad en 'The Girl from Tel-Aviv Who Wouldn't Kneel', acaso uno de los peores desaciertos de su carrera. Decepcionante hasta decir basta, "Low in High School" deja poco para rescatar. Junto a 'Spent the Day in Bed', una suerte de oda a la abulia, su único punto alto es la canción que más recuerda al Moz de antes, 'Home Is a Question Mark'. Es triste decirlo, pero estamos ante un disco hecho por alguien que, por lo visto, tomó la mediocre decisión de mantenerse en la palestra alienando a todos con sus dichos y polémicas. ¿La música? Bien, gracias.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Videos Morrissey Jacky's Only Happy When She's Up On The Stage 2 semanas 1 día
Novedades Morrissey Productora argentina rechaza organizar concierto de Morrissey 2 semanas 4 días
Novedades Morrissey Morrissey asesinaría a Trump "por el bien de la humanidad" 3 semanas 1 día
Artículos Morrissey Morrissey: This Charming Man 3 semanas 4 días
Novedades Morrissey Morrissey piensa que Kevin Spacey ha sido "innecesariamente atacado" 3 semanas 5 días