The Cranberries

In the End

2019. BMG

El 2018 fue un año difícil para The Cranberries. Los irlandeses sufrieron un golpe importante, nada menos que la inesperada muerte de su vocalista, la icónica Dolores O’Riordan. Como una especie de premonición extraña, un par de días antes de que falleciera, la cantante le había entregado al resto de la banda unos demos vocales para el próximo disco, para que pudieran trabajarlos. Nadie pensó en ese momento que sería el último. A un año y medio de este suceso, Mike Hogan (bajo), Noel Hogan (guitarra) y Fergal Lawler (batería) –los otros tres integrantes de la banda– lanzaron “In the End”, el disco de despedida de The Cranberries con la inconfundible voz de O‘Riordan.

Después de varios meses de luto, los músicos reclutaron al productor Stephen Street, un viejo conocido que ya había trabajado en sus primeros cuatro álbumes. Claramente, una apuesta para que sonaran como en sus inicios, una intención que además refuerzan en el arte de la carátula, en la que se muestran unos niños que juegan a crear música con instrumentos de elementos reciclados. No hay duda que los pequeños representan a los músicos en sus años mozos, en el momento en que todo comenzó. Su forma de rendirle tributo a su amiga Dolores, una música que marcó a toda una generación, desde que debutó en 1992 con “Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?”.

La despedida se sumerge en sus raíces, realizando un repaso de su trayectoria, sonando con una contundencia dolorida y profunda, características que definieron los primeros pasos de The Cranberries. Al completarse en una época tensa, las melodías son más amargas que dulces, ya que las letras de O'Riordan se centran en los errores, las angustias y arrepentimientos, aunque su voz flota, como de costumbre, sobre los arreglos de la banda. El álbum comienza con ‘All Over Now’, una melodía que repasa historias, sentimientos y recuerdos, con una letra conmovedora. La densidad de este relato se sigue expresando en ‘Catch Me If You Can’, que posee melodías encantadoras, con arreglos pop pero que generan nostalgia, espíritu sonoro que remite a su clásico disco “No Need to Argue” (1994). El punto fuerte del disco está en ‘Wake Me When Is Over’, una canción melódica que expresa la visión de un joven moribundo, que luego continúa en ‘The Pressure’, cuando se encuentra en un estado letárgico, y que al final muere, justamente, en ‘In the end’, donde se despide y relata sus últimas palabras. El triste cierre no solo del disco, sino de la banda tal y como la conocíamos.

“In the End” es un epitafio digno para Dolores O'Riordan. Un álbum lleno de recuerdos y de vida, a pesar de todo, con una potente sensación de despedida. Un homenaje que solo la música puede expresar.

Fernanda Schell






Tags



Ultimos Contenidos

Colombia

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Tendencias